Updated hace 9 meses
Guardar

Desde que el plástico se empezó a producir en masa en la década de los cincuenta, se desecharon alrededor de 6.300 millones de toneladas de este material. Y como solo se recicla un 9% de los desechos plásticos de todo el mundo, estos artículos se están acumulando rápidamente en basurales y océanos.

Puede ser difícil imaginarse cómo administrar una propiedad sin consumir plástico. Al fin y al cabo, los artículos de plástico, como botellas de agua, artículos de tocador en miniatura y sorbetes, se usan de manera estandarizada desde hace décadas. Los huéspedes también se volvieron dependientes de estos artículos prácticos y “seguros”. En un ambiente desconocido, los envases de plástico brillante denotan que lo que llevan dentro es fresco, nuevo y limpio

La buena noticia es que hay propiedades de todo tipo y forma que ya están haciendo el cambio a alternativas sustentables, y está rindiendo sus frutos. Desde sorbetes de bambú hasta botellas de agua hechas de acero inoxidable, estas nuevas soluciones están cambiando los antiguos hábitos de la industria del turismo, lo que demuestra que es posible que tanto los huéspedes como las propiedades se adapten.   En esta sección, vamos a plantear los beneficios ecológicos, sociales y financieros de reducir el consumo de plástico de tu propiedad. También vamos a compartir consejos prácticos sobre cómo empezar a hacer cambios, con la ayuda de los expertos de Travel Without Plastic.

Los objetos de plástico no reutilizable que quizás usás en tu propiedad
Botellas de agua u otras bebidas
Sorbetes o revolvedores
Vasos de plástico o de poliestireno
Artículos de tocador en botellas miniatura y escarbadientes
Platos y cubiertos descartables
Envases de comida (como los potes de yogur o los sobres individuales de condimentos)
Saquitos de té que contengan plástico, cápsulas de café y productos de minibar
Envoltorios de plástico (para cubrir vasos limpios u otros objetos)
Cuatro beneficios de reducir tu consumo de plástico
  1. El plástico tarda hasta 1.000 años en degradarse: es posible que usemos objetos de plástico no reutilizable, los tiremos y nos olvidemos de ellos, pero la mayoría va a existir por más tiempo que nosotros. Empezando por sorbetes y revolvedores con una vida útil de 200 años y botellas de plástico que duran 450, llegamos hasta el inmenso número de 1.000 años, que es lo que tardan las bolsas de plástico en degradarse. Esto daña la flora y la fauna, perjudica a los ecosistemas del planeta y convierte a los microplásticos en parte de la cadena alimentaria.  
  2. La producción sigue aumentando, y también las emisiones de carbono: cada año, se producen 300 millones de toneladas de plástico nuevo. Y si seguimos con nuestros hábitos actuales, se espera que ese número se cuadriplique para el 2050. Las emisiones de carbono generadas contribuyen activamente al cambio climático, a la vez que agotan recursos no renovables como el petróleo y el carbón. Estamos agotando rápidamente la reserva de carbono de todo el mundo.  
  3. Tu negocio puede ahorrar dinero: a partir de una prueba realizada por Travel Without Plastic, se descubrió que un hotel de tamaño promedio, de 150 habitaciones, puede ahorrar aproximadamente EUR 5000 en un período de 6 meses en el que se dejen de usar plásticos no reutilizables. El monto del ahorro varía según el tamaño de la propiedad, la cantidad de plástico que use actualmente y las soluciones que elija. Pero estás estadísticas muestran que el cambio puede beneficiar a tu negocio a largo plazo.   
  4. Contaminación por plástico = pérdida de ingresos: el estado de California estima que los restos plásticos que aparecen en la costa le cuestan a la región alrededor de 68 millones de dólares al año debido a la pérdida de ingresos del sector turístico. Un ejemplo aun más extremo es la isla Borácay en Filipinas, que en 2018 estuvo completamente cerrada a los visitantes por 6 meses para que se pudiera limpiar. Desde la reapertura, se prohibió por completo el uso de plástico no reutilizable.
Cómo reducir tu consumo de plástico

 

Hacé un inventario

Para poder reducir la cantidad de plástico que usás, primero necesitás entender tu consumo actual. Hacé un inventario de los artículos de plástico no reutilizable que tenés en tu propiedad, y anotá las cantidades y los precios. Esto te va a permitir identificar fácilmente las oportunidades que tenés. Greener Guest, una iniciativa de Travel Without Plastic, ofrece una guía descargable con una planilla lista para usar que está diseñada para ayudarte con todos los cálculos. Te van a guiar paso a paso durante el proceso para que puedas decidir por dónde es más fácil empezar.  

Analizá qué es esencial

Una vez que tengas el inventario completo, es probable que te sorprenda la cantidad de artículos de plástico que usás en tu propiedad. Mirá está lista con ojo crítico y analizá si todo lo que incluye es realmente necesario. ¿Es posible dejar de usar algunos de estos artículos por completo? ¿O podés encontrar alternativas que sean reutilizables?  

Investigá sobre los cambios que podés hacer  

No existe una solución universal para reducir el uso de plástico. Los cambios que puedas hacer van a depender del tipo de propiedad que manejás, las instalaciones que tenés y los huéspedes que recibís. Investigar sobre las múltiples alternativas sustentables que existen en el mercado te puede ayudar a decidir qué funciona para tu propiedad. Para devolver dinero a la economía local y mantener una huella de carbono reducida, también podés averiguar qué productos se consiguen en los alrededores de tu zona. 

Estas son nuestras sugerencias para hacer algunos cambios simples:

Usá dispensers recargables para los artículos de tocador, en vez de botellas individuales.
Cambiá los vasos de plástico o poliestireno por otros que sean duraderos y reutilizables.
Remplazá el agua envasada por dispensers o, si el agua de la canilla es potable, indicalo claramente con una etiqueta para que los huéspedes lo sepan.
Vendé o regalales a tus huéspedes botellas reutilizables para alentar su uso (si te resulta viable).
Proveé sorbetes de metal o de bambú, en vez de sorbetes de plástico.
Buscá formas creativas de reemplazar los envoltorios de plástico como, por ejemplo, telas reutilizables o papel reciclable.

 

Involucrá a tu equipo

Ya sea que tu equipo esté compuesto por dos o doscientas personas, es importante que todos se sientan motivados con respecto a los cambios que estás planeando. Una forma de lograrlo es organizar un taller. Durante la sesión, podés hablar sobre por qué reducir el consumo de plástico es importante y pedirle al resto del equipo que comparta sus ideas.

Si tu equipo se entusiasma y se involucra, se va a comprometer a asegurarse de que tus nuevas soluciones sean un éxito. También van a sentir más confianza para hablar sobre este tema con los huéspedes, y así van a poder transmitirles ese entusiasmo. 

Contales a los huéspedes sobre tus iniciativas

Los estudios muestran que el turismo sustentable se está volviendo una prioridad para la comunidad viajera: el 58% tiene más certeza que hace un año atrás de que va a tomar decisiones sustentables. Esto significa que es más probable que tus huéspedes estén contentos con tu compromiso y que no les represente una inconveniencia. Pero, para que eso pase, tienen que estar al tanto de lo que hacés. Para empezar, asegurate de actualizar tu configuración de sustentabilidad en la extranet. Esto va a ayudar a los usuarios con consciencia ambiental a encontrar y reservar tu propiedad.

Después, asegurate de educar y alentar a los huéspedes durante la estadía. Podés poner carteles, tarjetas o folletos con información en distintos lugares de la propiedad. Idealmente, deberían:

  • Contarles a los huéspedes qué estás haciendo P.ej. “Estamos reduciendo la cantidad de plástico que usamos en nuestro alojamiento”.
  • Compartir información sobre el impacto P.ej. “Dejar de consumir plástico hizo que, hasta ahora, el x% de las botellas de agua no terminaran en un basural”.
  • Brindá algunaprueba de los efectos sociales P.ej. “El x% de los huéspedes se llevan las botellas reutilizables a casa. Si querés quedarte con la tuya, solamente nos tenés que avisar”.

La información que les das a tus huéspedes puede influenciarlos incluso mucho tiempo después del check-out. Si adoptan tus iniciativas durante la estadía, ya es un gran paso. Si cambian sus hábitos cuando vuelven a sus casas, podés sentir orgullo de que tu propiedad también está generando un impacto duradero.

Mostrale a la comunidad viajera lo que estás haciendo

Una vez que empieces a implementar medidas para reducir tu consumo de plástico (o si ya pusiste en práctica alguna), podés comunicárselo a la comunidad viajera a través de nuestra plataforma. 

¿Implementaste alguna de estas prácticas de reducción de plásticos?

Eliminaste, o nunca ofreciste, botellitas de plástico descartables para el champú, acondicionador y gel de ducha
Eliminaste, o nunca ofreciste, sorbetes de plástico
Eliminaste, o nunca ofreciste, vasos de plástico
Eliminaste, o nunca ofreciste, botellas de agua de plástico
Eliminaste, o nunca ofreciste, botellas de plástico para otras bebidas
Eliminaste, o nunca ofreciste, cubiertos, platos y vajilla de plástico
Eliminaste, o nunca ofreciste, revolvedores de plástico

Descubrí más guías de sustentabilidad:

 

 

Image
water

Reducción del consumo de agua

El agua dulce es cada vez más escasa. Por eso, tenemos que empezar a reducir el consumo de agua hoy mismo, y no va a alcanzar con pedirles a los huéspedes que reutilicen las toallas. Pero las ventajas ambientales y financieras valen la pena la inversión.

Conocé más

Image
Meeting

Cómo obtener una certificación

La certificación le muestra al mundo el compromiso que tenés con la sustentabilidad. Las etiquetas dan crédito de tus esfuerzos y ayudan a atraer a más huéspedes conscientes del medio ambiente, pero el proceso en sí es aún más valioso porque te ayuda a delinear prioridades y zanjar brechas en tus planes de sustentabilidad.

Más información

Image
Meeting

Cómo fijar un punto de referencia ecológico

En el camino hacia la sustentabilidad, tu punto de referencia es tu brújula. Solo una vez que hayas medido tus rendimiento, por ejemplo las emisiones de carbono o el consumo de agua, podés empezar a establecer metas y planificar cómo alcanzarlas.

Ver cómo

¿Te resultó útil este artículo?