Siete recomendaciones para ponerle nombre a tu propiedad

Aunque sean apenas un par de palabras, el nombre de tu propiedad es importante. Te damos siete consejos para elegir bien.

No uses abreviaturas

Muchos huéspedes potenciales no van a entender la referencia de una abreviatura; de hecho, es posible que una abreviatura los confunda y pierdan el interés de reservar tu propiedad. Aunque un nombre como “2amb PSoho” pueda ayudarte a distinguir entre tipos de habitación o entre propiedades, para algunos huéspedes puede ser razón suficiente para alojarse en otro lado.

Evitá los emojis y los símbolos

Si querés que tu propiedad se vea creíble, confiable y profesional, es mejor evitar los signos de exclamación y las mayúsculas. Por otro lado, los emojis y los agregados innecesarios, aunque parezca que quedan lindos y llamativos, pueden dar una imagen errónea y ahuyentar a ciertos clientes potenciales.

Especificá

El nombre que elijas tiene que dar algún dato claro sobre tu propiedad, ya sea sobre su ubicación o lo que ofrecés. Un nombre genérico como “Departamentos Mendoza” es fácil de olvidar o de confundirse con otro alojamiento. En cambio, tener una propiedad con un nombre original te va a ayudar a destacarte entre los demás.

Usá una ortografía adecuada

Usar nombres que se vean modernos como “Hotel Amigo5” no va a atraer a muchos clientes internacionales, y lo más probable es que pasen de moda rápido. Además, con un nombre difícil de escribir o de recordar, alguien que busque tu propiedad puede pasarla por alto y terminar reservando en otro lugar.

Corto y original

Si hablamos de casas de vacaciones, te recomendamos elegir un nombre corto y único, porque de esa manera es más memorable. Un nombre como “Departamentos Capital” o “Estancia Rural Andrea” es más fácil de recordar que “Departamento en el centro de Córdoba con vistas al río, balcón y wifi gratis”. Es mejor que resaltes las características de tu propiedad en las fotos y la descripción, pero no en el nombre.

Agregá la ubicación o el tamaño

Si incluís la ubicación, por ejemplo "Departamentos en Chelsea", estás agregando información útil en el nombre de la propiedad. Así, es más fácil para los usuarios reservar un alojamiento acorde a sus necesidades.

Basate en los hechos

A los viajeros les gusta que la información sea clara y objetiva. Los clientes suelen dudar de los productos (propiedades, en este caso) que hablan demasiado bien de sí mismos. Evitá nombres subjetivos como “Espectacular departamento en Calafate” o “Hermosísima casa rural”.