¿Cómo puedo gestionar los daños ocasionados por los clientes a mi alojamiento?

Sabemos que alquilar tu casa es algo bastante personal, por lo que es normal que te preguntes qué pasa si los clientes dañan tus objetos personales o tu vivienda.

En la mayoría de los casos, los clientes respetan el lugar en el que se alojan. Según nuestras estadísticas, muy raramente ocasionan daños (solo en una de cada 5.000 reservas), y la mayoría de estos incidentes son accidentales.

A continuación incluimos algunas sugerencias para ayudarte a evitar daños y reaccionar en el improbable caso de que sí se produzcan:

Cómo evitar que tu alojamiento sufra daños

Pon cara a tu casa

Si recibes a los clientes a su llegada, dales la bienvenida a tu casa, enséñasela y cuéntales algo sobre ti. Si dejas claro que se trata de tu residencia privada, los clientes tendrán más cuidado que si se alojasen en un hotel. Si no puedes recibirlos en persona, tienes la opción de añadir un perfil de anfitrión en la página de tu alojamiento de Booking.com, además de dejarles un pack de bienvenida.

Deja claras las normas de la casa

Si los clientes saben lo que pueden y no pueden hacer en tu alojamiento desde el principio, hay menos probabilidades de que surjan problemas. En la extranet, puedes configurar las normas de la casa para abordar cuestiones habituales, como mascotas, tabaco, fiestas y ruido.

Si hay más normas que no hayas indicado en la extranet, puedes imprimirlas y dejar una copia en el alojamiento, para que los clientes las tengan presentes durante su estancia.

Revisa tu póliza de seguro

Las probabilidades de que los clientes dañen tu alojamiento son muy bajas, pero es mejor tomar precauciones. El seguro de hogar básico no siempre cubre los alquileres de corta duración a terceros, por lo que te recomendamos que te pongas en contacto con tu aseguradora para preguntar si ya estás cubierto o si necesitas ampliar tu cobertura.

Aunque tu póliza de seguro cubra los alquileres de corta duración, suele haber una franquicia por daños, lo que significa que tú asumes los gastos hasta una determinada cantidad y la aseguradora, el resto.

Si quieres prevenir estos riesgos, puedes configurar un depósito por daños. Sin embargo, te recordamos que los depósitos por daños suelen traducirse en menos reservas y más cancelaciones.

Cómo gestionar los daños potenciales a tu alojamiento

Aunque la mayoría de los clientes tengan cuidado durante su estancia en tu casa, los accidentes pueden ocurrir. En estos casos, tienes las siguientes opciones:

Conservar el depósito por daños

Si has solicitado un depósito por daños, tienes derecho a no devolverlo en aquellos casos en los que se demuestre que el daño ha sido causado por el cliente. Aprende a configurar un depósito por daños.

Solicita una indemnización a tu seguro

Si tienes un seguro que cubra el alquiler de corta duración, podrás solicitar una indemnización. Ponte en contacto con tu aseguradora para obtener más información.

Nota: cualquier indemnización que solicites a tu aseguradora depende del umbral de riesgo que tengas y puede tener un impacto negativo en la prima de tu seguro. La mayoría de las aseguradoras requieren una prueba de los daños para gestionar las indemnizaciones. Te recomendamos que hagas fotos y guardes cualquier prueba que te pueda resultar útil.

También puedes comunicar los daños con la herramienta para informar del mal comportamiento de un cliente que encontrarás en la extranet, en la pestaña de Reservas.

Importante: este artículo es meramente informativo y no constituye ninguna garantía ni asesoramiento (legal), ni se puede derivar derecho alguno de esta información. Te recomendamos que contactes con tu aseguradora o asesor jurídico para informarte mejor y solicitar asistencia relacionada con la protección de tus objetos personales y la mitigación de daños, pérdidas y gastos.