Cómo reforzar la seguridad de tu alojamiento

Cerraduras, alarmas, cámaras y sensores

En Booking.com nos tomamos muy en serio la seguridad. También la tuya. Por eso, hemos creado una guía que te ayudará a abordar de manera proactiva problemas de seguridad de los clientes, a garantizar la seguridad de tu alojamiento y a estar preparado en caso de emergencia. Si quieres ir más allá, consulta nuestra guía: Cómo garantizar la seguridad del alojamiento y prepararse para emergencias.

Si un cliente ve una cámara de seguridad en el alojamiento sin esperarlo, podría encontrarlo invasivo e incluso podría suponerle un problema. Otros clientes, sin embargo, podrían optar por alojarse en otro sitio si ven que el alojamiento no cuenta con más medidas de seguridad. 

Eres tú quien debe decidir qué opción es mejor para ti y tu alojamiento, pero siempre teniendo en cuenta la privacidad de los clientes. La transparencia es crucial. Si decides que un dispositivo de seguridad es lo mejor para tu alojamiento, deberás especificarlo. De hecho, indicarlo como un servicio más de tu alojamiento hasta puede jugar en tu favor. 

Hemos elaborado una lista con algunos de los dispositivos de seguridad más usados entre los alojamientos tipo casa y varios consejos sobre cómo comunicar que los utilizas a los clientes. Te recomendamos que cumplas las leyes y normativas relativas a la privacidad que sean de aplicación en tu zona, además de estar abierto y disponible para contestar a cualquier duda o pregunta sobre privacidad y seguridad que puedan tener los clientes.

Cerraduras inteligentes

Las llaves se pierden, los clientes se quedan en la calle... Puedes evitar estas situaciones desafortunadas si inviertes en una cerradura inteligente. Además de ahorrarte por completo todo el proceso de entrega de las llaves físicas, las cerraduras inteligentes te ofrecen una medida de seguridad adicional. Puedes crear una clave electrónica para cada reserva, lo cual es más seguro para ti y para los huéspedes. 

Con las cerraduras inteligentes de alta gama se puede abrir una puerta a distancia desde la otra punta del mundo y, al mismo tiempo, permitir que el cliente pueda entrar y salir del alojamiento usando solamente el móvil (a través de Bluetooth, Z-Wave, o WiFi). Algunas cerraduras inteligentes ofrecen aplicaciones que puedes usar para monitorizar cuándo llegan o se van los clientes, lo que te puede dar más tranquilidad.

Alarmas de seguridad

Los clientes que valoran la seguridad por encima de todo aprecian los alojamientos con alarma. Dicho esto, antes de invertir en una alarma, tendrás que valorar los pros y los contras de tenerla. 

El lado positivo de una alarma de seguridad es que puede dar a los huéspedes una gran tranquilidad. La alarma os puede avisar a ti o a los huéspedes inmediatamente si un intruso entra en casa. La mayoría de sistemas de seguridad cuenta con sensores de movimiento, que pueden ser especialmente útiles si se colocan en los puntos de acceso principales. Algunos sistemas tienen sensores de movimiento diseñados para puertas y ventanas, y otros disponen de sensores adicionales que se pueden colocar donde se prefiera. Los sistemas de seguridad más sofisticados permiten ajustar el alcance y la sensibilidad de los detectores de movimiento, lo que ayuda a ajustar el nivel de seguridad del alojamiento según se quiera. 

Ten en cuenta que los sistemas de seguridad de alta tecnología pueden ser más complejos. Tener un sistema con tecnología de vanguardia puede ser un buen argumento de venta de cara a los clientes pero, a veces, puede suponer que los clientes no sepan cómo usarlo o que haya falsas alarmas. Estas son algunas de las preguntas que deberías hacer antes de instalar una alarma: ¿Qué pasa cuando salta la alarma? ¿Se avisa a la policía o a una empresa de seguridad? ¿Cómo se avisará al propietario o propietaria del alojamiento? ¿Qué pasa si no estoy localizable? 

Aunque instalar un sistema de seguridad puede resultar complicado, también puede ser la opción perfecta para algunas personas. Aun así, asegúrate de saber cuánto te costaría un sistema de este tipo y cómo funciona antes de invertir en uno.

Cámaras de seguridad

Si decides instalar cámaras de seguridad dentro del alojamiento puede que algunas personas se planteen si reservarlo o no. Para la mayoría de personas, ya se alojen en un hotel enorme o en un estudio, las cámaras dentro del alojamiento son incompatibles con su privacidad. Sin embargo, si instalas una cámara de seguridad en el exterior, algo muy común en los hoteles, estos mismos clientes potenciales pueden verlo como un indicador de que la estancia en tu alojamiento será segura. Si decides instalar una cámara de seguridad en tu alojamiento, tendrás que abordar las preocupaciones de los clientes sobre su privacidad con diplomacia y hospitalidad. 

Antes de instalar una cámara, ten en cuenta las leyes sobre vigilancia que existan en tu zona. En la mayoría de países es ilegal colocar cámaras en lugares donde se espera privacidad, como el baño o el dormitorio. 

Para algunos propietarios las videocámaras resultan muy interesantes porque sienten que pueden ayudarles a que se cumplan las normas de la casa. Por ejemplo, si en el alojamiento está prohibido fumar, las mascotas o que entren personas que no han hecho el check-in, el saber que hay una cámara en el portal puede ayudar a que nadie se salte las normas. 

Una opción muy elegida entre los propietarios son los videoporteros. Se suelen instalar en la puerta principal y funcionan como timbre, cámara de seguridad e interfono bidireccional. Cuando alguien se acerca a la puerta o llama al timbre, el videoportero envía una notificación a tu móvil, para que puedas verlo en directo desde tu teléfono y responder. Este tipo de dispositivo también se puede utilizar en la comunicación con los clientes de varias maneras. Por ejemplo, si lo deseas, puedes usarlo como parte de tu proceso de check-in. Naturalmente, si abres este canal de comunicación, puede que los clientes lo usen para hacerte alguna pregunta a cualquier hora del día o de la noche.

Lo más importante de todo es ser transparente acerca de las cámaras de seguridad que pueda haber dentro o fuera del alojamiento. Es un dato que tienes que incluir siempre en la página de tu alojamiento.

Detectores de sonido y de movimiento

Los sensores o detectores de movimiento son menos preocupantes que las cámaras en lo que concierne a la privacidad, pero tampoco deberías situarlos en zonas donde los clientes esperen tenerla. Se pueden usar en el exterior como medida de seguridad para alertar a los huéspedes de que alguien se ha acercado al alojamiento, pero también para delimitar las zonas a las que no se deba acceder. Si en tus normas de la casa has indicado que existe un lugar (como un garaje o un trastero) al que no pueden acceder los clientes, un sensor de movimiento puede ayudarte a reforzar la norma.

Asimismo, puedes encontrar dispositivos diseñados para medir únicamente el nivel de ruido. El uso más evidente del detector de sonido es ayudar a reforzar las normas de la casa relativas a la celebración de fiestas y al ruido. Estos aparatos pueden ser interesantes para los colaboradores que quieran usar la tecnología de una manera efectiva pero moderada para solventar un problema específico de la relación con los clientes. 

¿Cómo debería comunicar a los clientes la presencia de dispositivos de seguridad? 

  • Si utilizas cerraduras inteligentes, informa a los clientes de que con cada reserva creas una clave de acceso nueva. Si refuerzas la hora de salida cambiando las claves de acceso de las cerraduras inteligentes a una hora concreta, asegúrate de prevenir a los clientes con la suficiente antelación. 

  • Si tu alojamiento tiene alarma, entrega a los huéspedes instrucciones detalladas sobre qué ofrece el sistema, cómo funciona y cómo se espera que interactúen con este.

  • Si instalas una cámara que cuenta con control de voz bidireccional, informa a tus clientes de cuándo pueden utilizar esta forma de comunicarse contigo. 

Indica la presencia de cámaras tanto dentro como fuera del alojamiento en la sección de Instalaciones y servicios de la extranet.