Cómo crear normas para tu alquiler vacacional

Tanto si alquilas un apartamento, como una villa, una casa o un chalet de montaña, queremos que te sientas seguro/a con cada reserva que recibas, para que puedas dar la bienvenida a tus clientes con total confianza. Compartir las normas de la casa con los clientes es una buena manera de garantizar tu tranquilidad.

Sabemos que las normas de un alquiler vacacional son diferentes a las de un hotel. Por eso te ofrecemos la posibilidad de crear las tuyas propias y asegurarte de que los clientes las aceptan antes de reservar.

En el apartado de Condiciones de la pestaña Establecimiento de la extranet, puedes configurar tus normas de forma fácil y rápida, y abordar cuestiones habituales en torno a mascotas, tabaco, fiestas y ruido.

Las normas de la casa que añadas en la extranet se mostrarán en la página de tu alojamiento y durante el proceso de reserva, y los clientes tendrán que leerlas y aceptarlas antes de completar la reserva.

Descubre cómo configurar las normas de tu alojamiento para los clientes.

Normas para diferentes alojamientos

Dependiendo del tipo de alojamiento, es posible que puedas establecer las mismas normas para más de uno de una sola vez. En este caso, verás la opción Aplicar a otros alojamientos, en el apartado de Condiciones de la pestaña Establecimiento.

Recomendaciones adicionales sobre las normas de la casa: temas a tratar a la llegada de los clientes

Tanto si recibes a tus clientes en persona como si les dejas un pack de bienvenida, queremos sugerirte algunas cuestiones adicionales que es recomendable que abordes a su llegada:

Vecinos Aunque hayas indicado un horario sin ruido en la extranet, si tu apartamento se encuentra en un edificio o barrio tranquilos, no está de más recordar a tus clientes que hagan poco ruido. También podrías añadir que, si alguna queja de los vecinos resultase en una multa, correspondería a los clientes abonarla.

Visitas En la extranet puedes especificar que está prohibido hacer fiestas en tu alojamiento, pero si tampoco quieres que los clientes reciban visitas (o quieres que lo hagan en una franja horaria determinada), debes comunicárselo para evitar problemas o situaciones incómodas.

Parking Aunque no ofrezcas parking, es recomendable informar a los clientes de las opciones de aparcamiento disponibles en los alrededores del alojamiento (y de su coste, si lo tienen).

Seguridad Recuerda a los clientes que deben dejar las puertas y ventanas cerradas al salir del alojamiento. Si tienes alarma, proporciona instrucciones claras para encenderla y apagarla. Si recibes clientes en tu residencia privada, guarda los objetos valiosos, para mayor seguridad.

Comida y residuos Con respecto a la cocina y la limpieza, te recomendamos informar a los clientes de los procedimientos de reciclaje y del lugar donde tirar la basura. También deberías explicar cómo utilizar el lavavajillas o cualquier otro electrodoméstico. Si alquilas una habitación en tu residencia privada, asegúrate de marcar claramente en la nevera el espacio disponible para tus clientes.

Instalaciones y zonas comunes Si tu alojamiento tiene jardín, terraza o piscina compartidos, o cualquier otra zona común que puedan usar los clientes, asegúrate de compartir las normas relacionadas con bebidas, barbacoas y fiestas en la piscina.

Servicios de emergencia No olvides proporcionar los números de emergencia a los clientes, como el de la policía, los bomberos o la ambulancia. Si crees que puedes no estar disponible para responder preguntas urgentes, añade una persona de contacto a la que puedan recurrir los clientes durante su estancia.